Kylian Mbappé fue el máximo goleador de la Ligue 1 la pasada temporada, pero no marcó lo suficiente como para ser tan rentable como sus rivales por la Bota de Oro.

El delantero francés es el menos rentable de todos los candidatos al título de máximo goleador de Europa, según un estudio realizado este viernes por la web especializada SportingPedia. Robert Lewandowski ganó el título en 2021-2022 gracias a sus 35 goles con el Bayern de Múnich. Con un sueldo de 20 millones de euros al año, el polaco cuesta 574.000 euros por gol marcado en la Bundesliga. Un cálculo que se ha trasladado al delantero del PSG. Y su enorme salario anual de 24 millones de euros, a pesar de sus 28 goles en la Ligue 1, le convierte en el jugador más caro en marcar un gol, a razón de 900.000 euros cada vez que marca en suelo francés. Karim Benzema, por ejemplo, es bastante más rentable, con 622.000 euros por gol marcado, en esta clasificación que, obviamente, hay que tomar con mucho cuidado. Esto no incluye los goles marcados en otras competiciones, ni las acciones decisivas que no son necesariamente goles.

En el top ten europeo, el delantero checo Patrick Schick, del Bayern Leverkusen, es el más rentable, con 208.000 euros por gol marcado. Más atrás, el mejor negocio de la Ligue 1 es el del Rennes, que pudo contar con un sorprendente Martin Terrier la pasada temporada, y cuyo gol costó “sólo” 50.000 euros en comparación con su salario, necesariamente más modesto. El salario del delantero del PSG ha pasado de 24 millones de euros al año a 42 millones. Es como si necesitaran una increíble lluvia de goles para mantener el primer puesto, lo que no hará temblar a los líderes parisinos.