El increíble acuerdo es posible así: 100 millones por el nigeriano y cesión del portugués, con el club inglés dispuesto a pagar el 75% del salario al ex-Juve, tentado por la Champions League

NÁPOLES – El Liverpool es el principal candidato para el paso a los octavos de final de la Liga de Campeones, luego el tríptico Ajax-Nápoles-Rangers para competir (casi) en igualdad de condiciones por el segundo puesto del Grupo A que garantiza la continuación del viaje. ¿Qué necesitaría el Nápoles para tener esa ventaja sobre los otros dos rivales? Un poco de experiencia internacional, que hoy está ausente a pesar del alto nivel de competitividad de la plantilla que el director Giuntoli ha puesto a disposición de Spalletti. Experiencia que la Azzurra podría adquirir en las últimas horas del mercado futbolístico con un nombre cuanto menos rimbombante: Cristiano Ronaldo. Esta vez el sueño podría hacerse realidad, esta vez el gerente Jorge Mendes y el presidente De Laurentiis podrían dar con la tecla adecuada para llevar al campeón portugués allí donde tantas veces se le había abordado, al Nápoles. La operación es muy compleja e implica a varias partes, empezando por el equipo napolitano y el Manchester United, es decir, el club que Ronaldo querría dejar porque este año no participará en la Champions League (está inscrito en la Europa League) de la que el Nápoles, en cambio, formará parte. Ronaldo en el Nápoles hasta hace unos días era una locura, hoy se ha convertido en una pista viable gracias a la activa mediación del agente Jorge Mendes, muy hábil para encajar todas las piezas de un puzzle de mercado.

CR7 quiere dejar el United

Ronaldo está desesperado por abandonar el United, que está teniendo un mal comienzo en la Premier League (3 puntos en 3 partidos), e incluso el entrenador Ten Haag ha dado su visto bueno, entre otras cosas porque el director técnico Darren Fletcher le ha explicado quién sería el delantero que sustituiría a Ronaldo: Victor Osimhen.