El Real Madrid, ganador de la última Liga de Campeones de la UEFA, ganó su quinta Supercopa de Europa, por 2-0, a costa del Eintracht de Fráncfort, vigente campeón de la C3, gracias a los goles de David Alaba (37) y Karim Benzema (65).

El Real Madrid también ha mejorado su porcentaje de éxito en la final de la Supercopa de Europa, ya que ha ganado cinco veces (2002, 2014, 2016, 2017 y ahora 2022, igualando el récord del AC Milan) en ocho intentos (derrotas en 1998, 2000 y 2018).

Sin embargo, el miércoles en Helsinki, el Eintracht de Fráncfort, ganador de la última Europa League, tuvo la primera ocasión clara. Pero el zurdazo de Kamada fue bloqueado por el excelente Thibaut Courtois (14º), que volvió a estar atento para salvar a Knauff (25º). La primera parte fue lenta, pero la Real no creó más ocasiones y fue más realista en su planteamiento.

Los locales se adelantaron por primera vez en la primera parte, ya que Vinicius obligó a Trapp a conceder un córner, tras el cual David Alaba, a través de Benzema y Casemiro, abrió el marcador de forma oportuna (37′). Fue la primera vez que un jugador marcó un gol en un partido.

Pero en medio de una segunda parte no mucho más prolífica en situaciones calientes que la primera, el delantero francés dio lógicamente el relevo a su equipo (ver abajo), que acababa de ser peligroso por medio de Vinicius (55′) y Casemiro, encontrando el larguero (61′). Es bueno que el equipo sea tan bueno en este juego”, dijo. La fuerza de la costumbre…